El Señor nos invita a simplificar todo nuestro ser para llevarnos a lo esencial

Con este cuaderno queremos detenernos y reflexionar juntos, una vez más, sobre un tema que siempre nos ha gustado: simplemente vivir. Sin negar su complejidad y dificultad, ¿es posible descubrir una forma de vida diferente? ¿Cuáles son las características que pueden dar a nuestra vida una calidad sin precedentes?

Los dos términos, simple y vivo, eran muy queridos por Jesús. Los judíos, contemporáneos de Cristo, prescribieron un número infinito de preceptos para lograr la justicia a la que aspiraban. El Señor impuso un mandamiento: “Te doy un nuevo mandamiento: amarte como yo te he amado … Cuando ores, no repitas muchas palabras porque tu Padre que está en los cielos sabe lo que necesitas.

Cuando quieras orar, haz una cosa, enciérrate en tu celda y reza allí en silencio. Tu Padre que está en los cielos ve y escucha ».

El Señor nos invita a simplificar todo nuestro ser para llevarnos a lo esencial de la vida humana: despojarnos de todas las superestructuras, abolir los miedos para convertirse en criaturas en comunión con todos.

Este camino de transformación de nuestro corazón es muy largo y difícil de lograr esa simplicidad, esa singularidad evangélica. Se obtiene lentamente con el tiempo, a través de la reflexión, el silencio, la elaboración de lo que otros nos envían de vuelta.

La dificultad de vivir, que todos experimentamos a diario, necesita intuición, creatividad, chispas divinas que traigan luz, calidez y riqueza.

La riqueza de la vida que Jesús prometió, se obtiene simplemente viviendo. Para convertirse en diseminadores de su amor, el único camino a seguir es traducir, a diario, en nuestra vida lo que Jesús amaba.